Escleroterapia

Para este procedimiento, el médico inyecta una sustancia química en las venas pequeñas y arañitas, que hace que se colapsen sobre sí misma. Aunque la vena permanece en su sitio, deja de llevar sangre y se hace invisible.